Estrés por dinero: ¿Cómo entenderlo y qué podemos hacer para evitarlo?

El estrés por dinero es una de las principales causas depresión y de patologías derivadas.

Entenderlo nos permitirá superarlo.

Días enteros de insomnio, ansiedad, depresión, cambios de humor sin razón aparente, fuertes dolores de cabeza, espalda o estómago, son solo algunos de los síntomas que traen consigo los problemas financieros. No es para menos, la estabilidad económica es pilar fundamental para el desarrollo de nuestras vidas.
Si bien es cierto el dinero no compra la felicidad, los problemas que se derivan de una mala situación financiera pueden afectar otros ejes, esos sí prioritarios y fundamentales en el desarrollo normal de la vida de una persona.

El estrés causado por problemas financieros es real, y su patología ha sido objeto de estudios por universidades y centros de estudio, pues en los peores casos, puede llevar a una persona a tomar decisiones desesperadas. Sí, estamos hablando  de agresiones en contra de la integridad del individuo, incluso de suicidio.

La sabiduría popular prioriza la salud sobre el dinero. Tiene razón, si contamos con ella, tendremos fuerza y energía para continuar. No obstante, cuando la misma se ve afectada por problemas financieros, el panorama puede tornarse gris y las salidas verse mucho más lejanas.

Ahora bien,  cuando estamos próximos a tocar fondo o ya hemos llegado allí, lo único que nos queda es sacudirnos, tomar un respiro y prepararnos para subir.

El estrés por dinero se alimenta de la angustia que logra provocar en la persona; se alimenta de la carencia y de nuestra pérdida de control y de fe en nosotros mismos.

Sin embargo, si tomamos acciones antes de cederle el control al estrés y dejarnos llevar por las sensaciones que de este se derivan, nos será más sencillo afrontarlo hasta superarlo.

No queremos que pierdas el control, esa es la razón fundamental del artículo que estás leyendo.

Acompáñanos hasta el final y encontrarás consejos prácticos que te ayudarán a evitar el estrés por dinero.

Ya sabemos qué es, ahora, veremos cómo evitarlo

 

  • Desahógate: El efecto que tiene desahogarse de aquello que nos agobia tiene unos efectos directos en nosotros.

Hazlo, busca un amigo, un familiar o hazlo en voz alta cuando estás a solas.

Te liberarás.

  • Aceptación: La primera acción qué debemos adoptar ante cualquier circunstancia, es aceptar que es real, que está allí, que podemos verla aunque cerremos los ojos. Por supuesto, los problemas financieros no son la excepción.

No es lo mismo saber que tenemos un problema que aceptarlo. Muchas veces distraemos nuestra atención de diversas formas.
El aceptarlo, trae consigo la acción y esa acción es la que nos permitirá tomar el control y hacerle frente al estrés.

  • Identificar las causas: Una vez asumimos que tenemos un problema, debemos entender las causas que te llevaron a él.

Es importante hacerlo, porque esto te permitirá identificar qué cosas no volverás a hacer una vez tu situación esté superada, porque créenos ¡Lo harás!

También te permitirá entender las razones que te llevaron a adquirir deudas: adquirir productos o servicios que necesitabas; iniciar un negocio que no dio resultados; atender una urgencia; comprar compulsivamente o cumplir con una vida social bastante agitada.

  • Organización: ya lo aceptaste e identificaste las causas, ahora necesitas organizarte.

Anota una a una tus deudas y sus montos, organízalas por fecha de cumplimiento o por prioridad.
Haz lo mismo con tus gastos fijos, aquellos que sí o sí, debes tener para suplir tus necesidades básicas.
Ahora, tus ingresos también necesitan ser relacionados.

  • Elabora un plan de pagos: “no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague”, reza la sabiduría popular y tiene mucha razón.

Ya sabes cuánto dinero estás debiendo, cuáles son tus gastos y los enfrentaste a tus ingresos.
Ahora define un plan de pagos, según la prioridad que estableciste para cada deuda y de acuerdo con tus ingresos.

Sé sincero con tus deudores, explícales tu situación y busca un acuerdo con ellos. Dar la cara trae mejores resultados que esconderse y genera menos estrés.
Te dará tranquilidad.

  • Cumple los compromisos: de ahí la importancia de relacionar todas tus deudas y de comprometerte con montos y fechas que puedas cumplir.

 

  • Buscar otras alternativas de ingresos: la mente despejada tiene la capacidad de generar ideas.

Tómate tu tiempo, identifica tus habilidades, repasa tus saberes, habla con amigos, busca por internet qué oportunidades de negocios ves al alcance que puedas iniciar sin una inversión muy grande o incluso sin ella.
Sí, las hay y el ofrecer servicios puede ser una opción de iniciar un emprendimiento sin inversión.
Cuídate, eso sí, de caer en las garras de aquellos que te ofrecen redes de mercado, de marketing o similares.

¿Cómo enfrentar el estrés por dinero cuando estás desempleado?

Estar sin empleo ni tener una fuente de ingresos por pequeña que sea, genera una mayor preocupación y estaremos más vulnerables ante el estrés.
Sin embargo, recuerda que el estrés puede llevarte a tener problemas de salud, y sin salud será más complicado.
Los puntos del 1 al 4 de nuestro apartado anterior también serán importantes para ti. Los numerales 5 y 6, podrás asumirlos una vez tengas empleo o recibas ingresos estables.
La búsqueda de empleo también es una cuestión de estrategia, en la cual los siguientes pasos pueden ayudarte.

  1. Organiza la búsqueda de empleo desde tu hoja de vida. Enfócate en lo qué sabes hacer, en tus competencias y en tu aprendizaje.
  2. Dale una presentación a tu hoja de vida. En internet, también en Word encontrarás diseños atractivos que puedes adaptar para ti.
  3. Ponte una meta diaria de envíos de hojas de vida. Tómate tu tiempo y busca los perfiles que más se acerquen a lo que tú sabes hacer.
  4. En internet circula mucha información publicada por expertos, en la cual te darán tips básicos que complementarán tu hoja de vida.

Tomar el control te llevará inevitablemente a la acción y esta, a su vez, puede hacer frente al estrés.

Autor: Andrés Angulo Linares

Deja un comentario

Abogado 1
Esteban Restrepo Uribe

Abogado egresado de la Universidad de Caldas, especialista en Contratación Estatal (Universidad de Manizales), especialista en legislación Comercial y Financiera (Universidad de Caldas).

Magister en Derecho (Universidad de Manizales). Trayectoria laboral como docente de Derecho Constitucional en las Facultades de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Caldas y actualmente, Universidad de Manizales.

He desempeñado el cargo de Agente Liquidador de entidades públicas como TIM (2014), Manizales Segura (2015), Caja de la Vivienda Popular (2017-2018) y Zona Franca (2017-2018).

Asesor de empresas públicas, privadas y mixtas de Manizales con participación en Juntas Directivas. Asesor de la Alcaldía de Manizales.

Abogado litigante en temas de derecho administrativo y contratación estatal.

Liquidador de la lista de auxiliares de la justicia de la Superintendencia de sociedades.

Teléfono: +573015391179
Correo: eru.insolvencias@restrepoescobar.com